Blaze

La hija menor del Dr. Jones, director ejecutivo del proyecto Jurassic Zoo. Blaze pasó los primeros años de su vida en la isla más lejana de MegaMetroCity, donde MetroCorp estaba preparando el mayor y más espectacular Zoólogico que haya existido. En él se podrían ver todo tipo de dinosaurios gestados artificialmente. Durante los preparativos para la inauguración algo salio mal. La mayoría de los trabajadores y sus familias murieron entre las dentelladas de los depredadores que escaparon. Blaze fue una de las pocas personas en salir viva de la isla. Pocos recuerdos quedan de esta época de su vida, no superaba los seis años.

Cuando volvió a la ciudad no le quedaba ningún familiar cercano vivo, por lo que tuvo que comenzar a vivir bajo la custodia del Estado. Pasando de una casa de acogida a otra, enfrentándose a situaciones que ningún niño debería pasar. Durante esta época de su vida su carácter se endureció, las peleas con otros niños de las casas de acogida eran algo habitual. De esta manera pasaron los años hasta que tuvo edad suficiente cómo para independizarse. Empezó a trabajar desde muy joven, aunque nunca dejó de estudiar y actualmente está en la universidad. Los estudios siempre fueron algo divertido para ella y la mayoría de las materias le resultan sencillas.

El mal ambiente en el que se crió la llevó a entrenar a diario artes marciales. Muchos idiotas han descubierto por las malas lo rápida que puede llegar a ser, entre ellos Travis. Durante la adolescencia conoció a los hermanos McClain y BigT en sus primeros pasos para pacificar el instituto a base de golpes, que ironía. Travis siempre fue un payaso, un día en el instituto no tuvo otra idea que robarle el trabajo de fin de curso. Blaze le alcanzó y arrastró de la oreja por todo el instituto, obligandole a pedir disculpas a todos los que tomaba el pelo habitualmente.

Para su desgracia Blaze aún no ha podido salir del barrio, estudia, trabaja y entrena con una disciplina militar. Desde que llegaron los Bloody Chains la situación ha ido aún a peor en el barrio. Los primeros días los encontronazos con ellos acabaron con el orgullo de sus miembros herido y algún diente de menos. Aún no se ha dado la ocasión para que la situación estalle por completo pero sólo es cuestión de tiempo.

You may also like...

Your email will not be published. Name and Email fields are required