Presión social

Tener a los ciudadanos tan asfixiados en ocasiones pasa factura a las megacorporaciones. Sin derechos laborales, salarios irrisorios y ningún tipo de apoyo estatal, la tensión crece hasta que explota. Muchas de estas explosiones se traducen en manifestaciones. Normalmente se acaban con algunos locales saqueados y sedes de las megacorporaciones ardiendo.

Las peores acaban con intervención militar y varios muertos. El equilibrio de la ciudad lleva mucho tiempo al filo de la navaja pero las megacorporaciones no están dispuestas a perder un dólar de beneficio. El mayor evento de este tipo se dio en la Plaza MetroCorp. Doscientas personas acamparon y aguantaron durante dos semanas los envites de las fuerzas de seguridad por disolver la concentración, finalmente fueron arrasados por el ejército.

You may also like...

Your email will not be published. Name and Email fields are required