Los más locos del grupo, los macarras que mantienen el nombre y la historia de los bloody. Si un local sale ardiendo con los dueños dentro, un toque de atención se convierte en un paliza salvaje o cualquier otra situación se sale de madre, seguramente…